Hacia la creación de la “Red de Facultades en Transición”

A continuación podéis leer la propuesta que hemos elaborado y presentado desde La Ecoaldea UCM a los Presupuestos Participativos en Sostenibilidad de la UCM 2016, primera iniciativa en esta línea llevada a cabo en la Universidad Complutense de Madrid:

Creación y promoción de una Red de Facultades en Transición

La presente propuesta ha sido elaborada por estudiantes del colectivo La Ecoaldea UCM ubicado en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, y supone una apuesta clara por un modelo de universidad a la altura de los retos sociales y ecológicos que enfrentamos. Un modelo de universidad que asuma como prioridades ineludibles: la disminución de sus emisiones de dióxido de carbono y de la huella ecológica generada por su actividad; la construcción de resiliencia, lo que implica la reducción de la dependencia de combustibles fósiles, de capital financiero externo y de otro tipo de recursos mediante un uso más eficiente de los mismos; y el empoderamiento de la comunidad universitaria ante el intento de desmantelamiento y mercantilización del sistema educativo. Apostamos, en definitiva, por un modelo de universidad que, basado en los pilares de la justicia social y ambiental, atienda verdaderamente a las necesidades de las personas que la integran y de su entorno, y sustituya el objetivo de producir capital humano para el mercado laboral por el de originar personas concienciadas, empáticas y comprometidas con el mundo en el que viven.

Para avanzar hacia este modelo de universidad que sea social y ecológicamente sostenible consideramos primordial, en primer lugar, hacer una autocrítica del funcionamiento del Grupo Motor que hasta ahora se ha encargado de la dinamización de estos Presupuestos Participativos (primera iniciativa que permite reposicionar y reconsiderar las prioridades de esa comunidad estudiantil tan poco atendida desde la crisis) para sacar lecciones que nos sirvan a la hora de crear la Red de Facultades en Transición que aquí proponemos y que a continuación detallaremos. Autocrítica que pasa por replantear, por un lado, el enfoque y la función del que hasta ahora ha sido el Grupo Motor, y por otro lado, repensar y consensuar el marco conceptual sobre el que se han asentado dichas partidas presupuestarias, marco que, en última instancia, será el que nos facilite o nos dificulte la posibilidad de imaginar horizontes más o menos acertados.

Con respecto al enfoque y función del Grupo Motor, creemos que este Grupo tiene que dejar de ser únicamente un punto de intercambio entre el presupuesto destinado por Rectorado, de un lado, y las propuestas elaboradas de manera aislada por los diferentes actores de la UCM, de otro. Por el contrario, creemos que este Grupo tiene que constituirse como un espacio para la elaboración y difusión, siempre de forma coordinada y participativa, de una propuesta integral técnicamente viable para toda la Universidad Complutense de Madrid: una Estrategia de Resiliencia Armonizada.

En lo concerniente al marco conceptual a adoptar, proponemos sustituir el enfoque de la “sostenibilidad” por el de la “resiliencia”, entendida como la capacidad de un sistema de responder y adaptarse ante choques externos sin alterar su estructura, función e identidad. Nuestra crítica a la “sostenibilidad” está directamente vinculada con la crítica a la idea del desarrollo sostenible, concepto que consideramos una suerte de oxímoron al no cuestionar la raíz del sistema liberal-productivista, consistente en promover un sistema económico lineal basado en el crecimiento infinito, lo cual no es posible en un planeta de recursos finitos. Por este motivo, apostamos por avanzar hacia un auténtico modelo alternativo de gestión que, desde una perspectiva decrecentista, requiere inevitablemente llevar a cabo políticas encaminadas al aumento del grado de “resiliencia” de nuestra comunidad, en este caso de la comunidad de la UCM, lo que conlleva readaptar nuestras estructuras y la forma en que se abastecen ante un futuro pero inminente escenario de colapso derivado fundamentalmente, aunque no solo, del pico del petróleo y del agotamiento de recursos fósiles.

Tenemos el convencimiento, y este es el corazón de la propuesta aquí formulada, de que el aumento del grado de resiliencia de nuestra comunidad no solo dará lugar a una estructura (la UCM) más autosuficiente, con una menor huella ecológica y con una mayor capacidad de hacer frente a los retos de nuestro tiempo. En última instancia, esta propuesta pretende ser un primer pequeño gesto en la apertura de un nuevo horizonte de actuación del movimiento estudiantil y de las luchas por la defensa de la educación pública y universal, yendo más allá de la mera protesta y aportando nuevas demandas concretas, frescas e innovadoras que, intuimos, tenderán a sumar las fuerzas de la comunidad educativa contrarias a la privatización sin criterios sociales y ecológicos de la UCM y canalizarlas a través de la demanda de una Universidad en Transición hacia un modelo de Universidad más resiliente, justo, igualitario y accesible. Este será el objetivo último que guiará todo el trabajo que realice la Red de Facultades en Transición, que se constituirá así como una herramienta para la elaboración, coordinación y promoción de una auténtica alternativa a la gestión de la universidad.

Una vez considerada la integralidad y trascendencia resultante de la visión holística de esta propuesta, y habida cuenta de la escasa participación con la que ha contado el Grupo Motor que hasta ahora ha dinamizado el proceso, estimamos conveniente, más que proponer medidas para la “sostenibilidad” o la “resiliencia” en sí, hacer una propuesta encaminada a concienciar y sensibilizar, dando a entender en todo momento que el llamamiento a trabajar en la construcción de resiliencia en la Universidad no tiene como fin único aglutinar apoyos para hacer de ésta un espacio sostenible, sino que, reiteramos, servirá para crear un modelo que suponga una alternativa real, viable y justa a la privatización al mejor postor, tal y como propone el cuerpo directivo de la UCM.

Por tanto, ante la necesidad de un cambio en el enfoque del grupo motor en la línea anteriormente descrita, por un lado, y de una mayor sensibilización e implicación de la comunidad universitaria, por otro, nuestra propuesta consiste en el impulso y creación de una Red de Facultades en Transición que incluya tanto a todos los actores de la UCM potencialmente interesados en implicarse, como a personal cualificado para desarrollar la mencionada Estrategia integral, así como al Grupo Motor de los actuales y futuros Presupuestos Participativos.

La creación de esta Red de Facultades en Transición se concreta en los siguientes puntos:

1) Cesión de un espacio permanente en Ciudad Universitaria destinado tanto a llevar a cabo encuentros de esta Red, como actividades de temática similar.

2) Promoción de una batería de actividades (campañas de concienciación, festivales, concursos, charlas, talleres…) de sensibilización tanto en todos y cada uno de los centros, como a nivel de toda la Universidad, con el fin de motivar la participación y el surgimiento de nuevos colectivos y plataformas para contribuir a impulsar la Transición en cada Facultad, a consolidar esta Red de Facultades en Transición y a garantizar un verdadero éxito de los futuros Presupuestos Participativos en Sostenibilidad.

3) Elaboración de un diagnóstico en profundidad de las ineficiencias del actual modelo de gestión de la Universidad y posterior puesta en marcha de un proceso de diseño participativo de una “Estrategia de Resiliencia Armonizada” que sirva como plan de acción para la Red de Facultades en Transición, inspirado en los múltiples materiales ya existentes: el Plan de Acción Medioambiental (PAM) de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid elaborado en 2008/2009; el Plan de Desarrollo Sostenible de la Universidad de Santiago de Compostela; los Planes de Acción para el Descenso Energético (PADE) llevados a cabo en ciudades como Totnes (Reino Unido), Kinsale (Irlanda) y otras múltiples ciudades que se han adherido al Movimiento de Transición, entre las más cercanas Móstoles o Zarzalejo; la iniciativa internacional de renovación de las metrópolis “Smart Cities”; o las Propuestas Políticas Decrecentistas para la ciudad de Madrid de Decrece Madrid.

Con esta propuesta, desde el colectivo La Ecoaldea UCM pretendemos hacer un llamamiento a todas las personas y plataformas que apuestan por una universidad basada en la justicia social y ecológica para que trabajemos conjuntamente, codo con codo, para que en el futuro nuestros esfuerzos puedan focalizarse ya no en la presentación de propuestas aisladas a un Grupo Motor que funcione como intermediario entre el presupuesto procedente de Rectorado y dichas propuestas, sino en la creación de un espacio común desde el que trabajar en una Estrategia integral y unificadora que será el punto de unión entre quienes creemos que una universidad a la altura de los retos sociales y ecológicos que enfrentamos es posible y está a nuestro alcance.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s